jueves, 8 de mayo de 2014

EL SER HUMANO ES ESENCIALMENTE SU CUERPO FÍSICO

EL SER HUMANO ES ESENCIALMENTE SU CUERPO FÍSICO


La cuestión primera entonces es dilucidar si somos solamente un cuerpo físico con conciencia, o si somos un ente no físico (una conciencia) con un cuerpo físico, es decir, si somos esencialmente nuestro cuerpo físico o somos esencialmente nuestra conciencia.

Si pretendemos demostrar lo primero sobrarían evidencias, pero tampoco faltaría evidencias para demostrar los segundo. Como evidencia de que es nuestro cuerpo lo que nos determina podemos decir simplemente que hay mujeres más bellas que otras;  y como evidencia de que es nuestra conciencia lo que nos determina podemos mencionar una persona en estado vegetativo.

En filósofos existencialistas como Sartre se percibe una prevalencia, de una u otra manera, de la conciencia sobre el cuerpo como la esencia del ser humano: “Estamos condenados a ser libres” o “nunca fui más libre que cuando estuve prisionero”

Pero qué distinto puede ser todo si asumimos que lo esencial es nuestro cuerpo físico y que éste determina nuestra conciencia, aunque nuestra conciencia puede transformarse y transformarnos.

Físicamente podemos mejorar nuestro aspecto, transformarnos, en grados muy apreciables. En los varones un buen traje, un corte de pelo, una barba bien afeitada o bien delineada pueden mejorar nuestro aspecto. Las mujeres suelen vestirse y maquillarse con resultados sensacionales. Además son muy comunes radicales transformaciones por obra de cirujanos plásticos. Sin embargo nuestra conciencia puede transformarse y transformarnos en grados insospechados. Son comunes las historias de gente que se “transforma” por distintas causas, porque cambia su suerte o porque vive ciertas experiencias. Las transformaciones en nuestra conciencia nos transforman físicamente mucho más notoria y profundamente que una cirugía plástica. Una persona humillada cambiará rotundamente de aspecto si adquiere orgullo. Nuestra actitud es parte notoria de nuestro aspecto físico.

Pero nuestra conciencia es también un proceso físico resultado de la actividad y naturaleza de nuestro cuerpo. Un amigo mío, Germán Delgadillo, definió de una forma clara y sencilla un par de conceptos que ilustran lo dicho: “Un inquieto espíritu sediento de entendimiento y explicaciones, no es más que una parte del cerebro que genera impulsos eléctricos que activan determinadas conexiones que nos hacen verificar que existen vacíos de información que no permiten completar una cadena lógica y conceptual. Y similar actividad cerebral seguramente se da cuando otra parte del cerebro, para completar la cadena conceptual y lógica se aferra a un paradigma mítico y asume o siente que hay algo ahí que nos ayuda a superar las penas y nos hace mejores personas"

Entonces es necesario asumir que somos esencialmente nuestro cuerpo físico. En primer lugar estamos sujetos, determinados, por las necesidades y la naturaleza de nuestro cuerpo. En última instancia todo está determinado por nuestro cuerpo físico. Sólo veamos lo que ocurre si ingerimos alcohol: cambiará nuestro ánimo, puede cambiar nuestra personalidad, y hasta podemos literalmente perder la conciencia. El hecho de que alguien quede en estado vegetativo es producto de una falla en su cerebro.

 

Por otra parte, la sociedad también nos determina. Victor Hugo nos dice que todos somos esencialmente buenos pero la sociedad nos corrompe. Por su parte, Dostoievski nos dice con preclara lucidez “Todos somos culpables al mismo tiempo que inocentes” La sociedad (todos) determina en alto grado los actos del individuo (otra vez todos), por lo que el individuo nunca es totalmente responsable. Ernesto Sábato, en “Sobre Héroes y Tumbas” nos muestra que la naturaleza humana determina de tal forma nuestros actos que prácticamente nos exonera de cualquier culpa.

Entonces resulta que no estamos condenados a ser libres. Hemos heredado de nuestros padres, abuelos y todos nuestros antepasados, no sólo nuestro aspecto físico sino nuestra conciencia, y de la naturaleza la misión de sobrevivir y de reproducirnos, lo que nos condena (o nos encadena). Así, no solo estamos condenados a ser quienes somos con todas las limitaciones de cada quien desde que somos concebidos, de tal palo tal astilla y genio y figura hasta la sepultura, sino que estamos determinados por nuestra naturaleza de seres vivos a ser simples instrumentos de nuestros instintos y por la sociedad a asumir distintas conductas para sentirnos parte de ella. Podemos ser libres seamos como seamos y lo que seamos. La libertad es algo que todos podemos gozar pero que es necesario conquistarla cada día y cada momento. Pero el problema de la libertad es un tema demasiado profundo y complejo para ser tratado de paso, y lo encararemos más adelante o en un futuro artículo.

Una vez que definida nuestra posición respecto a que lo esencial del ser humano es su cuerpo físico, nos toca encarar la cuestión que pretendemos desarrollar y explicar en este artículo, que es lo ilusorio de la existencia humana.  Es lo que estoy redactando y espero poder publicar los próximos días.

1 comentario:

  1. Querido Erle un tema muy bonito , comentarte segun mi opinion que nosotros nos conformamos en 2 partes , fisica o material , y espiritual o divina, la fisica la podemos percivir con el solo hecho de tocarnos , con el solo hecho de mirarnos sabemos que somos materia , pero mas alla el porque a veces nos va mal , nos enfermamos , tenemos problemas , la explicacion es bien sencilla , si nosotros nuestro cuerpo fisicamente hablando nos metieramos a una maquina y nos reducieran al minimo exponente el resultado es que somos materia al igual que una silla , mesa todo lo que nos rodea , al ser materia tenemos energia , entonces al ser seres de energia en el dia a dia atraemos y/o repelemos segun la conocida fisica demostrada de culomb , de esa manera podemos influenciar en el dia dia con lo que nos va bien o lo que nos va mal , con el simple hecho de salir de nuestras casas con la mente tranquila pensando positivamente de seguro el universo tratara de darnos la tranquilidad que necesitamos , algunas veces es insuficiente solo pensar , me va a ir bien y esperar que suceda eso ya queda en temas mas complejos en donde podriamos invocar al Karma y otros filtros de fuerzas energeticas las cuales no puedo explicar en este momento , y la segunda parte de nuestro cuerpo es la espiritual , a la cual podemos llegar mediante el conocimiento para poder llegar a alcanzar un estado de conciencia espiritual elevado , asi de esa manera podremos empezar a entender al universo y su amplia complejidad , saludos y disculapas si me alargue un poco trate de resumir un poco aunque hay mucha tela que cortar sera para en otra

    ResponderEliminar